La mujer soldado. 2018

volver

 


La integración de género en las Fuerzas Armadas. 2018
 Observatorio militar para la igualdad entre mujeres y hombres en las Fuerzas Armadas

 

                                          

En más de dos siglos de historia militar americana, por primera vez el ejército, en este caso la infantería, se han graduado un grupo de mujeres infantes con las mismas exigencias de entrenamiento y disciplina de la que realizan los grupos de infantes masculinos. Este Programa fue impuesto por Ley, a instancia del Presidente Obama, desde el año 2012. Los Marines lo han establecido a pleno en abril del año 2016, luego de un período de adaptación de la integración femenina en Unidades masculinas, permitiendo que las mujeres pudieran alistarse a sus filas con similares condiciones de entrenamiento de los varones, transformando al grupo de tarea, en mixto.
En un proceso de readecuación militar femenina, el Ejército fue acusado en el 2015 de implementar exigencias más flexibles  en la Escuela de Combate de este género. Hecho que en la actualidad no es tal, dado que tanto varones y mujeres soldados cumplen con similares exigencias militares, sea tirando granadas o portando las pesadas ametralladoras. 
Camuflados y equipados a guerra es muy difícil distinguir la diferencia de género entre ellos, más si se tiene en cuenta que un número considerable de ellas han decidido raparse el pelo al estilo masculino. 
En la primera promoción se han graduado 18 mujeres militares en las mismas condiciones de exigencia militares de combate masculinas, cuyas edades oscilan entre los 18 y 34 años. 
Esta innovación destruyó un viejo mito que fundamentaba que la inclusión de las mujeres en el ejército acabaría con el espíritu de valentía y de honor masculino de la fuerza. 
En las nuevas compañías de infantería mixtas, tanto las mujeres y los varones entrenan con iguales condiciones de exigencia y de igual forma en los escuadrones mixtos desde tempranas horas del día, aún antes del amanecer hasta luego de ocultado el sol. La tarea militar es muy dura y en las peores condiciones climáticas y geográficas para endurecer su temple y físico.
Las exigencias de la graduación las obligan al igual que los varones cumplir las siguientes pruebas: lanzar una granada a 35 metros, arrastrar 15 metros un maniquí de entrenamiento de 121.6 kilos, correr ocho kilómetros en menos de 45 minutos y completar una marcha de 19.3 kilómetros cargando 30.8 kilos.

Preguntas frecuentes – Las Fuerzas Armadas de Hoy (todaysmilitary.com)

Todos los trabajos, incluidos los de combate, están abiertos a las mujeres. El porcentaje de mujeres que están en el servicio activo en las Fuerzas Armadas ha aumentado más del doble desde 1978. Claramente, las mujeres tienen un rol importante en las Fuerzas Armadas de hoy. Cada Servicio y muchas ocupaciones tienen requisitos físicos específicos que se deben cumplir cualquiera que sea el sexo.

En general, el DoD (Departamento de Defensa, por sus siglas en inglés) prohíbe el alistamiento de cualquier postulante que tenga más de dos dependientes menores de 18 años. Aunque los Servicios tienen la opión de no aplicar esta política, con frecuencia sí lo harán. Es más, la mayoría de los Servicios son incluso más estrictos en sus políticas:

  • Ejército: Permite que los postulantes casados tengan dos dependientes (o más con una exención).
  • Cuerpo de Marines: Se requiere una exención para cada dependiente; la elegibilidad para la exención se basa en la relación del postulante con el dependiente (casado, en concubinato, separado, divorciado, etc.).
  • Marina: Puede requerir una exención para los postulantes con dependientes, y cada caso se revisa de forma separada para determinar la elegibilidad.
  • Fuerza Aérea: Permite que los postulantes casados tengan dos dependientes (o tres con una exención); los postulantes solteros deben tener una exención para un máximo de tres dependientes; no se otorgan exenciones a personas con cuatro o más dependientes.
  • Guardia Costera: No permite más de tres dependientes.

Una vez que estén sirviendo, todos los miembros del Servicio son libres de casarse y tener hijos si así lo desean. Los familiares son elegibles para la atención médica de las Fuerzas Armadas, y los miembros del Servicio femeninos pueden tomar licencia por maternidad. Hable con su reclutador para obtener más información sobre este proceso.

El género de varones y de mujeres se esfuma y dejan de ser distintos para transformarse en un soldado de infantería para el combate.

La lluvia torrencial, el calor sofocante o el intenso frío, los riesgos de tornados, las alimañas y los insectos que se introducen entre sus ropas como así el agotamiento físico por la ardua tarea de reptar por el suelo o por los pantanos, sumado al peso de sus equipos que deben portar y a un descanso nocturno a la intemperie y en el suelo no las amedrentan y continúan de la misma forma y empuje que sus compañeros masculinos.
La única diferencia la hacen en la noche donde duermen en habitaciones distintas según el género, con iguales condiciones de comodidad, es decir en literas de metal y con cobertores verdes.  
Afganistán e Irak fueron escenarios para las primeras experiencias de combate femenino y cambio de la política en la inclusión de mujeres combatientes. Muchas mujeres soldados que no pertenecían a las áreas de combates participaron directamente en los enfrentamientos por lo que fueron distinguidas 14000 mujeres con la insignia de Acción de Combate.  
La política del Ejercito no sacrifica el desempeño de combate femenino a favor de una mera política de inclusión. Esta quedó reflejada en el porcentaje de deserción femenina que fue del 44% en un total de 32, mientras que del total de los varones (148) solo desertaron el 20%.   
Hecho que según los mandos militares está acorde con los observados en los campos de entrenamiento de la Policía militar y los ingenieros de combate ya funcionado hace varios años en la inclusión femenina.
Diferentes ex oficiales femeninos han considerado que la mujer oficial en terreno de batalla es muy importante, porque puede interrelacionarse con otras mujeres locales sin sentir el amedranta-miento masculino y lograr también entrar a lugares donde los varones por razones culturales no pueden hacerlo.
El Programa se ha visto empañado con el escándalo que provocó un grupo de Marines al compartir fotos de camaradas desnudas sin el consentimiento de ellas.
 

Una mujer con un físico de menor complexión corporal tiene que cargar el mismo peso y en los mismos duros terrenos  que un varón de complexión más fuerte y quizás esta característica femenina la haga más proclive a lesionarse o a la deserción
 
 
 
 
El interés periodístico sobre ella, surge porque es la primera mujer oficial del cuerpo de Marine, con rango de liderazgo en un frente de guerra. La misma asume esta responsabilidad con una particularidad que la distingue de otros colegas militares: su condición femenina,  con la que debe demostrar una aptitud bélica en el escenario de guerra – que si bien es ficticio por ser un área de entrenamiento – está inserto en un clima y geografía extremo en los desiertos del Norte de Australia. 
En el frente, ella estaba detrás de su pelotón, donde escrutaba y analizaba cual sería el mejor plan de ataque con las menores pérdidas de vida de su tropa para la toma de una colina, mientras esta unidad acometía a los tiros de ametralladora y de fusil, contra un enemigo de figuras humanas de papel, apostados en la cima.
Esta oficial dirigió con profesionalismo, coraje y destreza el simulacro de ataque, transmitiendo órdenes y responsabilidades. Al terminar el ejercicio, se analizaron la estrategia, la forma y los errores que habían cometido.
La teniente fue incorporada a la compañía Eco – un grupo de 175 marines y marinos de la Armada -, los que fueron asignados  como reserva en las tropas del Pacífico. Esta oficial es uno de los cuatro comandantes del Pelotón de la compañía Eco. Al decir del título, la militar demostró que se equivocaban, al ejercer su tarea con una alta profesionalidad y destreza como oficial de mando.
En el Cuerpo de Marines hay otras dos mujeres con rango inferior.
Desde que se abrió el Programa que permitió el ingreso de oficiales femeninos en el Ejercito de los Estados Unidos hubieron numerosas mujeres que se han graduado de oficiales (IOC) (curso de oficiales de infantería), como se relataba en el artículo anterior.
Es un curso muy agotador y duro que de los 131 candidatos, solo lo han aprobado 88 y 13 de los abandonos, han ocurrido el primer día. 
37 mujeres asistieron al Curso para Oficiales de Infantería del Cuerpo de Marines
Solo 2 lo aprobaron.
una fue nombrada lider de pelotón

  
El curso de duración de trece semanas exige evaluaciones de combate y caminatas extremas con cargas pesadas. Los aspirantes -tanto sean varones o mujeres – son evaluados de la misma forma y sin privilegios o sin discriminación de género

Al 2018

En general, el 15% de los 1.3 millones de soldados activos son mujeres.

La Armada y la Fuerza Aérea no han cerrados sus puertas para el ingreso femenino, pero no se les permite el ingreso a las Unidades Especiales – SEAL

En la Infantería de Marina, hay 184.473 marines de los cuales 15.885 pertenecen al género femenino y entre ellas hay 80 mujeres en roles de combate que antes estaban prohibidos

En el Ejercito, 740 soldados femeninas de casi 65.000 mujeres han sido aceptadas en trabajo de combate, 15 de ellas se han graduado en la Escuela Ranger.

Volver  

 

 

 

 

      
Volver  

 

 

 
 

 

Volver

26 de setiembre 2017 – El Mundo. España. Una mujer dirigirá a los Marines en combate por primera vez

10 de junio de 2017 The New York Times. Mujeres a combate: el valor femenino en la línea de fuego. DAVE PHILIPPS

12 de agosto 2018. The New Times. Los marines no querían a las mujeres en combate; ella demostró que se equivocaban.